la conclusión

Unos dicen que el cáncer es una lotería, otros piensan que es el resultado de largos años de no ocuparse de uno mismo, otros lo achacan a la genética y otros que forma parte del destino para enfrentarnos a nuestro ser y mejorarnos como personas. ¿Quién sabe la respuesta?, pero por si acaso todas ellas son ciertas, tuve claro que ahora debía ocuparme de mí y descubrir aquello que necesitaba para recuperar la salud

Así que tomé la decisión de coger las riendas de mi vida, tener una actitud positiva y constructiva y por supuesto, no caer en el victimismo. ¡Decidí aceptar la enfermedad y averiguar qué era lo que tenía que aprender a través de ella!

En primer lugar pasé por un cambio estricto en la alimentación, acompañado de tratamientos complementarios, sumando a todo ello un profundo trabajo a nivel mental y emocional.

Gracias a ese optimismo, a mi cambio de actitud, a la alimentación y a la gran ayuda y apoyo de mi familia y amigos, pasé prácticamente sin efectos secundarios el tratamiento de quimioterapia y radioterapia, sintiéndome fuerte tanto anímicamente como físicamente.

No sólo recuperé mi salud, sino que salí reforzada a todos los niveles y de alguna forma quería aportar mi experiencia a personas que estuvieran pasando por la misma situación… aunque todavía no sabía muy bien como enfocarlo.

De nuevo fue por una “causalidad” que llegó a mi conocimiento la formación de Nutrición Integrativa y del Método de Arboles Cuánticos. Me encantaron los contenidos de ambos cursos, por su enfoque tan diferente a lo que había conocido hasta entonces sobre el concepto de salud y me apunté. ¡Realmente ambas formaciones me aportaron y siguen aportándome lo que echaba en falta!

He dado este nuevo giro a mi vida para encontrar dónde quiero estar y cómo quiero contribuir con mi trabajo a un estilo de vida más saludable, más consciente y por tanto más feliz para las personas que, SÍ, deseen un cambio en sus vidas.

AHORA estoy satisfecha con mi vida, mi salud y por supuesto mi nuevo trabajo como Coach de Salud Integrativa.

Si yo lo he conseguido, ¡tú, también puedes! ¿A qué estás esperando para coger las riendas de TU vida?